En Matamoros se vislumbró el destino Agrarista de la Revolución Mexicana

A finales del siglo XIX, Matamoros gozaba de una relativa paz, el gobierno federal al mando del general Porfirio Díaz, mantenía una fuerte presencia militar, y con esto, no solo garantizaba la soberanía nacional por su posición fronteriza con Estados Unidos, sino además, conservaba el “orden” interno.

Sin embargo, al triunfo de la revolución, Matamoros era gobernado por un alcalde de amplias ideas maderistas, el Señor Casimiro Sada, al poco tiempo, una vez que el general Victoriano Huerta dio el golpe de estado y tras el asesinato del presidente Madero, el jefe de la plaza militar, mayor Esteban Ramos destituyó a Sada y su lugar fue ocupado por el Doctor Miguel Barragán Flores.

Un hecho trascendental para el futuro de la Revolución en el país, fue la toma de Matamoros por los Constitucionalistas el 4 de junio de 1913. Tropas al mando del general Lucio Blanco llegaron a esta ciudad posicionándose así en un sitio estratégico por su calidad fronteriza.

Una vez instalado su cuartel en la ciudad, Blanco observó el gran problema que así como en todo el país sufría Matamoros con la tenencia de la tierra, las propiedades que estaban en manos de pocos terratenientes.

El jefe del estado mayor del general Blanco, era, en ese entonces el teniente coronel Francisco José Mújica Velázquez, persona de grandes ideas agraristas, quien tuvo la visión del Primer Reparto Agrario de la Revolución Mexicana, en lo que era la Hacienda Los Borregos, propiedad del general Félix Díaz, sobrino del general Porfirio Díaz y quien, un 1 de septiembre de 1913 se iba a lanzar oficialmente como candidato a la Presidencia de la República.

Los Constitucionalistas vieron la posibilidad no solo de opacar este hecho, sino además de hacer justicia a los campesinos, por lo que fue expropiada la hacienda Los Borregos y repartida a 11 peones un 30 de agosto de 1913. Este acto no solo llegó a conocerse en Estados Unidos, también en Europa y, aunque no fue del agrado del presidente Constitucional Venustiano Carranza, cuando este visitó Matamoros el 28 y 29 de noviembre de 1915, reiteró el Primer Reparto Agrario en México. Sin embargo. En 1918, estas tierras entregadas por el general Blanco les fueron quitadas a los campesinos, por el gobierno federal.

 

Más, las ideas agraristas comenzaron en Matamoros, y el ya general Mújica Velázquez desde 1915 promovió ampliamente el reparto de tierras en todo el país.

En el gobierno del general revolucionario Lázaro Cárdenas del Río, estas ideas fueron una realidad en México, y la región matamorense gozó de grandes cambios, creándose en la década de los treintas, el distrito del riego más grande del país, el 025, y partir de este momento se mejoró considerablemente la calidad de vida campesina en esta región.