Ic.- El norte de Tamaulipas: la tierra en manos de pocos dueños

El estado de Tamaulipas fue uno de los territorios que más tardíamente se pobló durante la época colonial, ya que, todavía avanzado el siglo XIX, el norte del estado tenía escasa población. En esta región se dio una de las mayores concentraciones de tierra: la propiedad del Sauto, que más tarde se convertiría en la Sauteña.

Esta inmensa propiedad seria adquirida, a fines del siglo XIX, por la compañía “Sociedad Civil y Comandita la Sauteña”. Iñigo Noriega, uno de sus accionistas fue adquiriendo con el tiempo, la mayor parte de las acciones y transformó la compañía. Noriega era un español inmigrado, tenia intereses en diversas ramas de la economía en muchas partes del país y era un personaje muy cercano a Porfirio Díaz.

A lo largo del siglo XIX el Sauto fue divido en varias porciones pero finalmente hacia 1907 se publicó que la propiedad de la Sauteña comprendía 810 mil hectáreas.

La compañía que adquirió la propiedad invirtió en obras de riego y colonización y se asoció con la “C. Swanson, E.R. Brooks & E.F. Rawson”, una compañía texana que presentaba parte de los intereses de la Texas Oil Company. Iñigo Noriega y la Sauteña se convertirían en el mayor ejemplo del modelo económico del Porfiriato.