IIIa.- A la Ley del 6 de Enero de 1915

Las distintas fuerzas revolucionarias tenían sus programas agrarios; pero fue dentro del constitucionalismo que se dio una disposición sobre la que concluyó la reforma agraria después de la revolución: la Ley del 6 de Enero de 1915.

Esta ley fue resultado de la presión de los elementos radicales, como Francisco J. Múgica, en el seno del movimiento constitucionalista, después su texto se incorporó al articulo 27 de la Constitución General de la República, promulgada el 5 de febrero de 1917.

Este artículo también fue resultado de la presión de toda la ala de diputados radicales en el seno del congreso constituyente, que empezó a trabajar en diciembre de 1916.

Aun antes, como antecedente de la reforma agraria fue la Comisión Nacional Agraria, instalada en Querétaro e inaugurada en enero de 1916.

El artículo 27 recupera la propiedad de la tierra para la nación, lo que representa una diferencia muy importante para la reforma liberal.

Sobre esta base, poco a poco se fue construyendo el sector mexicano. Pero no fue de inmediato, para conseguirlo tuvieron que ponerse en movimiento las distintas fuerzas surgidas de la revolución, con distintas peculiaridades regionales.