IVb.- La candidatura de Cárdenas

A principios de la década de 1930 el país vivía una profunda crisis económica y política.

Al terminar la era de Obregón, los gobiernos paulatinamente habían abandonado el programa de la revolución, lo que provocó conflictos tan graves como la guerra cristera.
 

La situación se agravó aún más con los efectos de la crisis económica mundial de 1929 y hacia 1931 y 1932 los conflictos sociales se agudizaron.

Movilizaciones obreras y acciones campesinas en defensa de los ejidos ganados en la década anterior mostraron, a muchos sectores de la población, que las cosas no andaban bien.

En este marco histórico, un sector de la sociedad que pugnaba por avanzar en el programa de reformas de la Revolución, se organizó en el seno del Partido Nacional Revolucionario.

A fines de 1933 se reunió la Convención del Partido Nacional Revolucionario en Querétaro y elaboró un plan sexenal como programa de gobierno y, en medio de ciertos conflictos, resultó postulado como candidato del partido a la presidencia de la República Mexicana, Lázaro Cárdenas.

Después de una campaña que lo llevó a todos los rincones del país, el 1º. de diciembre de 1934, el general Lázaro Cárdenas del Río tomó posesión como presidente de la República; profundas transformaciones estaban por venir.