IVd.- La educación como parte fundamental de la reforma agraria.

A partir de la creación de la Secretaria de la Educación Pública en 1921, se dio mayor importancia a la educación y gracias al impulso de José Vasconcelos, que la política educativa iría siempre en ascenso.

En 1926 el programa de Educación Rural se consolida con Moisés Sáenz; desde entonces, la escuela rural se consideró un factor fundamental para la transformación de las condiciones de vida del campesino para crear una nueva sociedad, un nuevo individuo.


Y si en el Cardenismo el ejido era considerado la nueva base de la sociedad rural mexicana, su escuela sería el centro de la vida campesina. No solo se impartían clases, era lugar de reunión, centro de información, foco de acciones de mejoramiento, reunión de ligas femeninas, campaña de salubridad, promoción antialcohólica, entre otras.

El maestro era el motor de nuevas expectativas y compañero indispensable del campesino. La escuela era cada vez más una necesidad y un motivo de orgullo para los poblados campesinos que ganaban la tierra y la posibilidad de organizar su vida de manera autónoma.